¿Cuál es la mejor forma de solucionar un conflicto?

Roberth Puertas Ruiz, Dr.


En mi anterior artículo comenté que existen varias formas de solucionar un conflicto, a saber: evitándolo, regateándolo, acomodándose, compitiendo o colaborando. Todas estas formas tienen pros y contras; por lo tanto, no hay una mejor forma per se, sino una adecuada para cada conflicto y ello dependerá del objeto del conflicto y de las partes involucradas, ya que no es lo mismo un conflicto causado por una percepción equivocada o por una necesidad insatisfecha o un conflicto con el jefe o con la esposa o los hijos.

El escoger la mejor forma de resolverlo resulta ser un tema estratégico que merece la pena unos minutos de reflexión.  Por lo general, tendemos a evitar el conflicto cuando vamos a invertir más de lo que vamos a obtener o sabemos de entrada que es una causa perdida; en definitiva, cuando nuestra posición es débil. Asimismo, nos acomodamos cuando tenemos la certidumbre que tenemos más en la situación actual de lo que obtendríamos en otra posible futura, para lo cual realizamos un juicio de valor entre lo tenemos y lo que podemos ganar en el conflicto. En ocasiones regateamos cuando comprendemos que las dos partes tenemos un poder parecido y se busca soluciones rápidas o cuando la costumbre lo impone; en cualquier caso deberá tenerse en cuenta que la solución del conflicto estará siempre próxima a la mitad entre lo pedido y lo ofrecido. Colaboramos cuando estamos realmente interesados en buscar acuerdos que satisfagan las necesidades de los involucrados en el conflicto,  independientemente del tema a resolver y de las personas involucradas, lo que requiere un firme convencimiento de que la única solución es que las dos partes ganen. Finalmente, competimos cuando creemos que nuestra posición es fuerte y estamos seguros de imponer nuestra voluntad; sin embargo recuerde que siempre habrá un ganador y un perdedor que seguramente buscará la revancha en cuando tenga su oportunidad.

La forma de solución de conflictos que utilicemos deberá ser adecuadamente valorada antes de su uso, a fin de que el resultado del conflicto sea fruto de la gestión consciente y responsable de las partes involucradas. En su próximo conflicto pregúntese ¿cuál elegirá usted y por qué?.

No hay comentarios: